martes, 2 de febrero de 2010

Hoy te evoco emocionado, mi divina Margarita,




Hoy te añoro en mis recuerdos, ¡oh, mi dulce inspiración!
Soy tu Armando, el que te clama, mi sedosa muñequita,
El que te llora... el que reza, embargado de emoción.


El introito, corresponde al tango Margarita Gauthier cuya letra es de Julio Jorge Nelson, un autor meloso, insoportable, apodado: “la viuda de Gardel”, a causa de la consagración que hiciera de la figura de El Mudo poco después de su muerte.

La música, de Joaquín Mora, es muy superior a la letra perpetrada por Nelson. Lo que se leyó admitiría obviar otros tramos, para dar cuenta de la medianía de la poesía del tango, aunque a poco de esa introducción, todo empeora:

El idilio que se ha roto me ha robado paz y calma.
Y la muerte ha profanado la virtud de nuestro amor.
¡Para qué quiero la vida!... si mi alma destrozada
Sufre una angustia suprema... vive este cruento dolor.


Más adelante habla de hinojos, de tumbas, y demás patetismos.

No me gusta la letra, por cierto, menos aún, Nelson.

Será porque don Antonio Carrizo le atribuyó una de las infamias más abominables llevadas a cabo en el mundo del tango: ha sido Nelson (por celos, por interés) quien le esparció la versión de que el gran Maestro Carlos Di Sarli era yeta, estigma que lo persiguió hasta su muerte. Y sigue estigmatizando su recuerdo.

Ayer, por la noche, agobiado de calor, me entregué a la televisión, oportunidad en la que pude ver en un canal de cable a la diputada Margarita Stolbizer, entrevistada por el agudo y robusto periodista, Charly Fernández.

Recuerdo a la Margarita diputada durante el epílogo del menemato, era impetuosa, bichoca, aguda, por lo menos eso dejaba ver en el set de algún programa del estilo del Dr. Mariano Grondona.

Más adelante la voté como candidata a gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, en 2003, oportunidad en la que hizo una gran elección que la posicionó como una referente importante del radicalismo entonces, en ruinas.

Presidió el Comité de ese distrito y en 2005 no supo imponer su candidatura a Senadora Nacional (que recayó en Luis Brandoni) y se fue del partido de Alem.

Intentó ser gobernadora una vez más en 2007, en el seno de la Coalición Cívica, siendo derrotada a manos de Daniel Scioli y en las últimas elecciones encabezó la lista de candidatos a diputados nacionales, secundada por Ricardo Alfonsín con los colores del “Acuerdo Cívico y Social”, bajo el madrinazgo, según se hizo ver de la Dra. Elisa Carrió.

Poco duró esa relación, por diferencias que atribuyen a las miradas que ambas tributan a Cleto Cobos –amable, en el caso de Stolbizer; imposible, para Carrió- se separaron.

Y Margarita preside por estos días el bloque del “G.E.N.”, agrupación que fundase luego de su partida del Radicalismo, por fuera del ACyS.

Y anoche, como contaba, entrevistada por Fernández, habló del Vicepresidente.

Se condolió de su suerte. De los maltratos que recibía, de no ser atendido por los Ministros.

Tiene razón. Debe andar pasándola mal el Ing. Cleto. No dijo que antes de esos desaires que tanto herían a un hombre de lealtades sin tachas fue él quien voluntariamente se apartó del proyecto con el que había comulgado en 2007 y, tal vez por razones de buen gusto, obvió recordar las consideraciones que a ella le merecía el candidato “K” Cleto Cobos en el remotísimo 2007.

Nada dijo tampoco, acerca de esa alquimia que supone que ese hombre sensible y dolorido venga orquestando un proyecto opositor desde la Vicepresidencia de la República.

Se condolió del Ing. Cleto y me convenció, debe estar pasándolo mal en medio de un gobierno que ya no es el suyo.

Por lo cual, haciéndome eco de la Dra. Stolbizer y aún cuando ella ni siquiera lo insinuara, por el bien del Ing. Cleto y del país, viene imponiéndose una profiláctica renuncia a tantas incomodidades.

1 comentario:

  1. Meloso mi abuelo? Carrizo era muy amigo de él. dudo, que sean sus palabras, si tan ruin te parece, no lo invoques, por favor!

    ResponderEliminar